A través de una carta remitida al presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, el titular de la Conferencia Episcopal Paraguaya, Monseñor Adalberto Martínez Flores remitió una carta manifestando “solidaridad y cercanía” a Monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa (Nicaragua) quien sufre, al igual que otros miembros de la Iglesia local, el asedio de la policía de su país.

“Confiamos plenamente que la Iglesia nicaragüense tendrá la fortaleza suficiente y logrará unir a su pueblo a través del dialogo y la paz. Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios” (Mt 5,9)”, dice parte de la carta de la presidencia de la CEP.

El arzobispo de Asunción y Presidente de la CEP condena “cualquier tipo de violencia, atropellos, ataques y censura en contra de la Iglesia” y recalca que “son hechos que quebrantan los principios básicos del estado de derecho”.

Finalmente, pide la intercesión de la Inmaculada Virgen María. “A los obispos y a todo el pueblo nicaragüense, les aseguramos nuestras oraciones y acompañamiento espiritual y pedimos la intercesión de la Inmaculada Virgen María, reina y madre de todos los nicaragüenses, para que pronto se restablezca la convivencia armónica y reine la paz”.

De acuerdo a las informaciones del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño, los últimos acontecimientos en Nicaragua son el cierre de emisoras católicas, el ingreso por la fuerza en la capilla Niño Jesús de Praga y ataques verbales conta la Iglesia, además de la prohibición de circulación de Monseñor Álvarez fuera de su casa parroquial para celebrar misa.

Oficina de Comunicaciones y Prensa CEP

Por CEP

Conferencia Episcopal Paraguaya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.