El papa Francisco está en la mira de grupos fundamentalistas islámicos, específicamente del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS), responsable de la decapitación del periodista estadounidense James Foley, por ser “portador de la verdad falsa”, según publica este lunes el diario italiano “Il Tempo”. El diario argentino Clarín se hace eco de la publicación del medio europeo y señala que esta agrupación islámica se inspira en el Estado Islámico y controla en las respectivas guerras civiles, la mitad de Siria y parte del norte de Irak. “La alarma, muy seria, ha sido lanzada por los servicios secretos italianos”, indica.

Agrega, a través de su corresponsal que en el Vaticano se mantiene reserva sobre estas informaciones, pero desde hace tiempo, antes de la elección de Jorge Bergoglio como Francisco en el Cónclave que lo consagró el 13 de marzo de 2013, se están acentuando las medidas de prevención del terrorismo. La Gendarmería Pontificia ha reclutado numerosos especialistas en informática y en inteligencia y la colaboración con los servicios secretos de varios países es muy intensa.

El terrorista turco de derecha Alí Mehmed Agcá, un musulmán, disparó dos balazos contra el Papa Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 en la plaza de San Pedro. El Papa fue llevado en ambulancia al policlínico Gemelli y llegó casi desangrado por del proyectil que le atravesó los intestinos, pero los médicos lograron salvarlo. Agcá nunca terminó de confesar la verdad, pero predominó la convicción de que el “contrato” para asesinar al pontífice polaco fue dado en forma ultrasecreta por el Kremlin soviético a los servicios secretos búlgaros que a su vez “contrataron” en el hotel Vitosha de Sofía al grupo turco de extrema derecha islámico de los “lobos grises”, al que pertencía Alí Agcá.

A Siria e Irak fueron a combatir como muyaidines (combatientes) al menos 50 jóvenes italianos. Este está considerado un peligro mayúsculo porque, como ocurre en otros países europeos, cada tanto regresan y se incorporan a células más vastas a las que contribuyen a entrenar para el “yihad”, la guerra santa.

“El grupo de fundamentalistas islámicos, guiados por Al-Baghafi (autoproclamado Califa del Estado Islámico en una mezquita de Mosul, segunda ciudad de Irak y en su poder), intenta alzar el nivel del enfrentamiento golpeando en Europa y en Italia”, sostiene “Il Tempo”.

Fuente: Infocatolicos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.